La actitud positiva básica para superar enfermedades graves

Ánimo positivo

Y para cualquier contratiempo en la vida desde la pérdida de trabajo, el duelo o la soledad, en principio, no deseada. Pero vamos por partes y empezamos… con ciencia.

Qué dicen los investigadores sobre la actitud positiva y la enfermedad

No es nueva la sorpresa de médicos, cuidadores y personal sanitario ante ciertas situaciones. Personas hay desahuciadas de este mundo que, poco a poco, se van reponiendo y van añadiendo años a su vida y vida a sus años. En todos estos casos hay una factor determinante más allá de los medicamentos y la genética: la actitud, las ganas, el deseo e, incluso un dejarse llevar muy particular que lo vemos un poquito después.

Desde la Universidad de Harvard

Dicho esto, un estudio liderado por Ted Kaptchuk de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard demostró que un placebo era igual de efectivo que el medicamento. Los datos fueron concluyentes y arrojaban un saldo del 50%. Esto es, ante enfermedades como gripes, gastroenteritis o migrañas potentes, la mitad de los que tomaron el placebo tuvieron una recuperación igual que los que fueron tratados con medicamentos. ¿Podemos extrapolar que la creencia, la actitud positiva ante un buen desenlace, funcionó?

Desde la Universidad de Múnich

¿Y qué decimos de la investigación liderada por la Universidad Técnica de Múnich? De aquí ha salido la medición que prueba que el solo hecho de sonreír (aunque no haya motivos para ello e, incluso, sintamos malestar) genera un proceso en las neuronas espejo. Esto es, con este acto “engañamos” al cerebro, el cual interpreta que nada malo sucede eliminando por completo los síntomas que nos estaban molestando. Por eso, las personas con actitud positiva que sonríen o que no se agobian por los problemas son las mismas que salen de las enfermedades con mayor facilidad. E, incluso, no llegan a caer en ellas.

El desapego, creencias religiosas y enfermedad

No vamos a hacer proselitismo en Dear Coach (nuestra misión es ayudar y dar amor al margen de creencias particulares) pero sí tenemos el Libro de los Récords plagado con centenarias y centenarios  de profundas creencias religiosas. La paz que genera cuando (según tu percepción) haces lo que tienes que hacer, el asumir que aquí estamos de paso y que debemos dejar huellas bonitas, el desapego… genera un estado de bienestar que incide en la longevidad. Y también nos previene de enfermedades o nos permite salir de ellas más fácilmente. Esta actitud positiva va más allá de una creencia a nivel física y se asienta en los recovecos del alma.

La meditación o el rezo, la serenidad ante los avatares de la vida, el tiempo para la introspección, la práctica de la respiración consciente, mindfulness, yoga… generan actitud positiva. Con este entrenamiento, los contratiempos, los problemas y lo que no nos gusta de la vida se ven con perspectiva y alejamiento. Nuestro organismo no entra en ansiedad y, por tanto, no genera las hormonas que dañan el cuerpo debilitándolo.

¿Cómo hago para mantener esa actitud positiva si no me sale?

En Dear Coach trabajamos en las soluciones, también las que logran afrontar enfermedades. Vale que tenemos que entender el problema, pero eso no quita para que nosotros estemos enfocados en la resolución. La actitud positiva, como todo en la vida, se trabaja. Anota:

Comenzamos con el interior, la base del ser humano

  • Comienza creyendo en esto. Si te dejas abrazar por la espiral de la queja, la victimización o la cronificación de los procesos, estarás en el enredo de estos hilos destructivos. Nada ni nadie te puede sacar de aquí.
  • Aunque parezca que no tiene nada que ver, la autoestima es fundamental para mantener una actitud positiva. Si tienes una autovaloración muy baja, creerás que la mala suerte es tu destino. ¡Y ese no es el de nadie! Continúa sintiéndote merecer de todos los dones del mundo. Mantén una actitud positiva, esperanzada y de creencia en un futuro mejor.
  • Los investigadores cada vez más enfocan los trabajos al origen psicológico de todas las enfermedades. Si estás en un conflicto interno constante, acabarás generando cuadros patológicos regularmente. En estos casos, si te ves en un nudo, busca ayuda de un terapeuta. Te va a dar herramientas para construir esa actitud positiva que necesitas para salir de la enfermedad y de la espiral de dolor anímico.

Y continuamos con el exterior para hacer crecer una actitud positiva

  • La enfermedad es un stop de tu cuerpo. Es una llamada de atención para que te cuides y mires dentro de ti. A veces, esto es difícil hacerlo de sopetón. Por eso, puedes empezar por los pequeños gestos diarios. Empieza priorizándote y dándote un tiempo para el descanso. ¿Trabajas 14 horas al día? Pregúntate por qué.
  • Cuida tu alimentación y elimina cualquier atisbo de ansiedad por comer. Los trastornos alimenticios generan enfermedades de todo tipo, algunas muy graves como el cáncer, la depresión, la fibromialgia y dolencias cardiovasculares. Comienza el día con un desayuno saludable.
  • Haz ejercicio en la medida de tus posibilidades poco a poco. No hace falta que te pongas ahora a hacer pesas en el gimnasio si has llevado una vida sedentaria. Comienza por caminar, por salir a la naturaleza, por iniciarte en el Pilates, yoga…
  • Mímate de vez en cuando. La actitud positiva también se genera y se crea cuando, en la enfermedad, nos damos esos pequeños caprichos priorizándonos sobre los demás.

Los fundamentos de la BioReprogramación en las enfermedades

¿Y si todo esto no funciona? ¡Todo puede ser! En este caso, te voy a dar un nombre: BioReprogramación. En Dear Coach tenemos un alto porcentaje de terapeutas que trabajan con esta técnica creada por la psicóloga Luz Dary Parra Hoyos.

Los fundamentos de la BioReprogramación se basan en la comprobación de que la enfermedad (y otros parámetros de conductas nocivos) se generan entre los 0 y los 15 años. En esas fechas pudo haber uno (o varios o muchos) hechos dolorosos que se quedaron grabados (programados) en las células. Es más, esa información pudo generarse en la concepción (o antes) y en la gestación. Nuestro cuerpo lleva programado esos mandatos que nos frenan a la hora de avanzar. Con esto no estamos diciendo que estemos destinados desde antes de nacer, pero sí condicionados por nuestra genética familiar. Con la BioReprogramación (y esto será tema para otro día) anulamos creencias que no nos dejan avanzar en distintos ámbitos.

¿Hablamos?

Si sientes que lo has probado todo y que esa actitud positiva, primer paso para afrontar la enfermedad, contratiempos físicos, mala suerte generalizada o elecciones poco afortunadas, en Dear Coach te podemos ayudar. Nuestra meta es tu felicidad y bienestar.

2 opiniones en “La actitud positiva básica para superar enfermedades graves”

    1. Hola Carola! Gracias por tu comentario. ¡Te mereces estar bien! Consulta nuestros terapeutas. Tenemos respuestas para una amplia variedad de trastornos. La felicidad es la mejor apuesta que el ser humano puede hacer por sí. Si tienes alguna duda, escríbenos que te atendemos con alegría. ¡Pasa una fantástica tarde!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *