Síntomas de autoestima baja

La autoestima baja puede estar detrás de un sinfín de trastornos. Por eso es importante reconocerla en sus síntomas para atajarla.

baja autoestima

Detrás de eso que no te sale bien, de ese trabajo que no encuentras, de ese encadenamiento de parejas que no aportan nada… hay una baja autoestima. Detrás de la pelea con la comida, del tonteo con las drogas, de conductas temerarias… puede haber una baja autoestima. En el fondo de esa vida que no te gusta y que sientes que la vives a medias puede haber una autoestima fuera de sitio.

Nuestra felicidad se juega con ese concepto que tenemos de nosotros mismos, del amor que nos prodigamos, de lo que estamos dispuestos a hacer por mejorarnos para conseguir llegar a donde queremos. Pero vamos por partes y despacito.

¿Qué es la autoestima?

Tanto el coaching como la psicología pasando por los terapeutas que se dedican al desarrollo personal coinciden en considerar la autoestima como la base de nuestra percepción del mundo. En definitiva, puede identificarse como el amor propio. Esto es, la autoestima estaría compuesta por el conjunto de sentimientos que nos dirigimos a nosotros mismos.

Si no nos queremos, cuidamos y nos hacemos oír ante los demás estaremos adoleciendo de una baja autoestima. Llegados a este punto estaremos en un conflicto interno que no nos permitirá andar el camino que nos lleva a la felicidad.  En último extremo una autoestima baja nos puede conducir por el camino de la depresión.

Seguimos definiendo la autoestima

La autoestima es también ese dar y dar y dar y dar sin fondo. Es esa entrega a cambio de nada (que no tiene que ver con el amor desinteresado). En definitiva se trata de poner al otro por encima de nosotros mismos. Es considerarnos que no somos merecedores de cualquier cosa.

Y en ese cualquier cosa pon desde un buen trabajo, un respeto en las tareas que haces hasta el fascinante camino de la serenidad y la felicidad. Los vampiros emocionales (en todos sus grados) se nutren de personas con baja autoestima. Así que ¡debemos andarnos con mucho ojo! Y pedir ayuda de un terapeuta si no nos sentimos con fuerzas para salir de aquí.

¿Si trabajo una autoestima baja puede llegar a ser egoísta?

La autoestima es un tesoro. Es el conjunto de valores y virtudes que nos hacen únicos. Cuando la encontramos y nos vemos reflejada en ella nos sentimos aunados con el universo. Una autoestima baja es incompatible con la autovaloración. No nos damos valor. No creemos en lo que hacemos y no nos sentimos merecedores de dones positivos (amor, trabajo, salud, bienestar, felicidad…) La autoestima no se puede confundir ni con el egoísmo ni con el narcisismo.

Definiendo egoístas y narcisistas, en el otro extremo de la baja autoestima

El egoísta solo piensa en sí mismo, en sus necesidades, en sus carencias… Una persona con una autoestima adecuada va a dar amor (y eso para otro día). En cambio, el egoísmo exige sin tener en cuenta el otro. El narcisista va un paso más allá, ya que es incapaz de ponerse en el lugar del otro.

Y eso sin contar que utiliza la manipulación en su propio beneficio. Empoderarse para anular una autoestima baja no significa andar el camino del egoísmo. Todo lo contrario. Es llenarse de amor a uno mismo, el que necesitamos para dar a los demás.

¿Por qué tengo una autoestima baja?

Las respuestas a la pregunta te la deberá dar un buen terapeuta especializado en el empoderamiento ya que las causas son múltiples y diversas. Como normal general detrás de una persona adulta con baja autoestima hay historias de incomprensión, ninguneo, falta de amor o cuidado durante la etapa de la niñez.

La baja autoestima se fragua en la familia a corta edad y se va alimentando de hechos biográficos que se suceden, precisamente, por sufrirla. En pocas palabras: una persona con autoestima baja estará siempre metida en una espiral de sufrimiento, de abusos, de “mala suerte”, de falta de libertad de forma constante. Por eso, es lo primero que debemos trabajar para conseguir brillar con plenitud y emprender el camino de la alegría y la realización personal.

Síntomas de una autoestima baja

Ahora bien, cómo saber que ese amor que sientes hacia ti no está en su justa medida. No podemos sacar una balanza y medirnos pero sí hay una serie de síntomas, de disfunciones en nuestra vida que nos alertan de que no estamos cuidando el amor hacia nosotros mismos. Anotamos hoy los siguientes:

1.- La autoestima baja es amiga del miedo.

Este puede ser difuso (no reconocible) o centrado en algún hecho, cosa, persona o circunstancia. Si tenemos miedo a perder nuestro estatus económico, a que no nos quieran, a no encontrar trabajo, a que cualquier mal se cierna sobre nosotros debemos pararnos a reflexionar. El miedo te impide vivir una vida plena, te frena para el amor (en general y no entendido solo en su acepción romántica) y no te deja ver más allá.

2.- La susceptibilidad y el creer que todos están contra ti es otro síntoma de autoestima baja

Si tú te valoras y conoces cuáles son tus fortalezas (y también tu debilidades) va a ser difícil que te creas que hay una conspiración universal en contra tuya. Detrás de esas ideas (que pueden convertirse en algo más grave como una paranoia) subyace una autoestima baja. En definitiva, es un no creer en tus posibilidades, en tu luz para salir de espirales de enredo, en tu fuerza para alcanzar la felicidad que anhelas y te mereces. Y aquí vamos a lo importante: una autoestima baja es incompatible con la dicha y la serenidad.

3.- ¿Te rindes a la pereza y al desánimo?

Quizás porque has tirado la toalla antes de empezar. No crees que seas capaz y te preguntas para qué esforzarse.

4.- Los celos, el egoísmo y la posesividad es uno de los síntomas de una autoestima baja

Son sentimientos destructivos al máximo que generan espirales peligrosas, las más de las veces de violencia incluso. Una persona con autoestima baja no se creerá merecedora del amor de los otros. Verá conspiraciones y mentiras inexistentes a su alrededor y, a la postre, acabará sucumbiendo al monstruo verde de los celos. Con ellos llegará la posesividad y el afán de mantener al otro a toda costa cortando su libertad. Por tanto, este egoísmo se alimentará de sí mismo ahondando en la autoestima baja que ya se sufría. Y, en último extremo, en la pérdida de aquellos que deseábamos retener.

5.- ¿Y qué hay detrás de la ira y el mal genio?

Un tanto de lo mismo aunque no siempre. Es uno de los síntomas de una autoestima baja, aunque la agresividad, la ira, el mal genio, los gestos de odio pueden ser la consecuencia y la causa de otros conflictos. ¡Ojo a esto último! Con esta actitud no vamos a ninguna parte. Con ello solo conseguiremos resbalarnos por la autodestrucción. Estos son escalones que no deberíamos pisar así tan tranquilamente.

6.- Si entiendes la vida como una lucha constante lo mismo tienes una autoestima baja

Cualquier cosa se te antoja un sacrificio, una tarea penosa, un sinvivir… No disfrutas de nada: ni del trabajo ni de la familia ni de los amigos ni de la soledad. Detrás de eso subyace la falta de amor hacia ti mismo. ¡Piénsalo y pide ayuda!

7.- Una autoestima baja produce ansiedad

El miedo característico, el no confiar en nuestras posibilidades, la ira contenida, la desconfianza y una buena dosis de culpa (impuesta o autoimpuesta) desencadena en ansiedad.¿Quieres vivir así? Pregúntate si merece la pena.

Entonces, ¿qué hago para subir mi autoestima? Quizás sea esta tu pregunta. En Dear Coach nos importa tu bienestar. Por eso, ya hemos apuntado algunos ejercicios (muy básicos) a tener en cuenta para mejorar la autoestima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *