Cómo hacer para quitar la ansiedad por comer

Quitar la ansiedad por comer

Comienzo diciéndote que rompiendo el bucle en el que estás. Tienes una baja autoestima (¡sí así de sopetón!), no puedes controlar el impulso, te vas al frigorífico, te atiborras de comida basura, subes de peso… Y  así una y otra vez y otra y otra. El resultado es que empiezan a subir los kilos en la báscula, lo cual va mermando aún más tu autovaloración. Y no puedes parar de salir de la espiral que no te lleva a ninguna parte. Si estás buscando cómo hacer para quitar la ansiedad por comer, has llegado al sitio adecuado.

Ahora te podría poner aquí una carita sonriente.  Tienes varias opciones pero te voy a dejar tres. La primera consiste en que sigas a rajatabla el puñado de consejos que te dejo aquí hoy. La segunda que busques la ayuda de un terapeuta. Y la tercera, que hagas ambas cosas. ¿Por qué? Porque te mereces estar bien en lugar de este sinvivir circular de alimentación insana y baja autoestima. Vamos a romper el círculo ya. Apunta estos cinco consejos

La ansiedad por la comida se alimenta de azúcar

Así como estás leyendo. Al ingerir esta sustancia se activan automáticamente los centros de recompensas del cerebro. Nada más llevarnos a la boca productos ricos en azúcar, las neuronas mandan un mensaje diciendo: “estoy bien, estoy feliz, estoy contento.” Y eso nos hace sentir momentáneamente tranquilos y satisfechos. Y aquí subrayo momentáneamente porque esta felicidad impostada solo dura un par de minutos a lo sumo.  En nada, comienza una caída en picado de ese mensaje eufórico para hundirnos, de nuevo, en la tristeza más absoluta.

El efecto del azúcar en el cerebro

¿Cómo reaccionamos? Dándole a las neuronas más alimentos que propicien ese mensaje que ya sabemos que no es cierto. Si a eso unimos que las sustancias que activan ese mecanismo comunicativo son, además, perjudiciales para la salud y precursoras del sobrepeso y la obesidad, estamos, literalmente, maltratándonos. ¿Por qué? Porque estamos ensuciando nuestro físico con todo aquello que nos hace mal y, a la par, desgastando nuestro espíritu de tal manera que las consecuencias pueden ser gravísimas a todos los niveles.

Si lo que quieres es cómo hacer para quitar la ansiedad por comer, seguramente ya habrás notado que te encuentras en un estado cercano a la depresión o que tu vida personal no es como te gustaría. Así que hoy vamos a hacer prácticos y nos vamos a centrar en hábitos y alimentos.

1.- La rutina es importante para quitar la ansiedad por comer

¿Por qué? Porque a ti te dan compulsiones. Ahora te sientes mal e, inmediatamente, comes para calmar ese malestar interno. Por eso, tienes que proponerte, nada más empezar, entrenar la voluntad en extremo. ¿Qué significa esto? Que solo puedes comer a las horas marcadas. Como va a ser difícil, es mejor que hagas cinco comidas pequeñas en lugar de las tres tradicionales.

Eso sí, a tus horas y con los alimentos que te ponemos a continuación. No es una dieta para adelgazar pero, a la par, te va a ayudar a bajar de peso. La comida sana es eso y lo mismo sirve para quitar la ansiedad por comer que para tener una figura más estilizada. A poco que vayas consiguiendo objetivos pequeños, te irá dando más fuerza para seguir. Y podrás, así, romper la espiral.

2.- Ten todas las comidas previstas y no compres lo que no te conviene

¿Por qué? Porque, por un lado, la única manera de no caer en la tentación es no tener esos productos que no te conviene fuera de tu alcance. Y, por otro lado, es más fácil controlar la voluntad si el menú ya está previsto de antemano e, incluso preparado, sin sucumbir al picoteo y “al lo necesito ya de ya.” Completa la rutina con un orden marcial casi. Así será más fácil, desde el principio, quitar la ansiedad por comer más fácilmente.

3.- Para quitar la ansiedad por comer estos alimentos están prohibidos

La lista es larga pero anota que esto debe estar tan fuera de tu alcance como si del demonio se tratara.

Comida basura y azúcar

  • La comida basura ya procesada y lista para meter en el microondas es una bomba para tu salud sea cual sea tu circunstancia.
  • El azúcar en todas sus modalidades. Quítalo de tu dieta.
  • La bollería industrial, las tartas del supermercado, los dulces y los chocolates. Si quieres preparar algo especial, hazlo casero con miel, frutas frescas y harina integral. En este apartado entran los panes elaborados de tal manera que son blandos y con un ligero regusto entre azucarado y avinagrado.
  • Las bebidas carbonatadas ni tan siquiera te quitan la sed. Además de su alto contenido en glucosa, te van a producir gases que harás que te sientas peor.

Elimina fritos y salsas ya preparadas

  • Alimentos fritos aunque estén cocinados en casa. Su efecto es similar al del azúcar. Si haces un pescado o una carne de esta manera estarás, además, quitando su delicioso sabor original y atiborrándote de calorías innecesarias.
  • Deja todas las salsas en el supermercado y sazona con hierbas aromáticas, ajos, chiles o cebollas.

4.- Alimentos que te ayudan a quitar la ansiedad por comer

En el otro lado, está tu amiga la comida sana que, además, es rica en micronutrientes, proteínas de calidad e hidratos de liberación lenta. Por si esto fuera poco, al paladar son exquisitos con una variedad de sabores y texturas que no tienen los alimentos procesados.

Elige siempre productos integrales y enteros

  • Abónate al arroz integral para acompañar pescados y carnes a la plancha. Así tendrás la sensación de más saciedad durante más tiempo.
  • El pan, si es artesano y realizado de manera tradicional, no es una bestia negra prohibida en las dietas o en trastornos en los que quieres quitar la ansiedad por comer. Elige piezas elaboradas con harinas integrales y semillas beneficiosas para la salud. Mastica lentamente saboreándolo.

Tus aliados se llaman frutas y legumbres

  • Ten siempre a mano fruta fresca rica en fibra que van a ayudar a las neuronas a seguir hablando de placer durante más tiempo. En este sentido, no te compliques la vida, elige la que esté de oferta o más barata porque esa será la más cercana a tu emplazamiento y la del tiempo.
  • Abónate a las legumbres. Son saludables y muy ricas en fibra. Prepáralas en ensalada o con verduras.

Y mantén estos hábitos a la hora de sentarte a la mesa

Siéntate tranquilamente a comer. Pon una mesa bonita. Vístela para la ocasión y acompaña siempre tus platos con verduras coloridas de temporada. Combínalas con pescados y carnes blancas (ave y caza) a la plancha.

Rompe la rutina de las cinco comidas con infusiones pero que sean diversas y variadas. Las plantas medicinales tienen sus efectos sobre la salud. Por eso, hay que saber elegirlas. Puedes tomar (con moderación todo) cola de caballo que es diurética, tila alpina que es calmante, valeriana para dormir, manzanilla, hinojo o menta poleo para aligerar la digestiones…

5.- No vas a quitar la ansiedad por comer si no miras en tu interior y no identificas qué ocurre

Por supuesto, estamos hablando a nivel espiritual. Los trastornos alimenticios son las llamadas de atención de un alma enredada con complejos, falta de autoestima, inseguridades, conflictos del pasado, miedos… Atiborrarse de comida los alimenta a todos los niveles contribuyendo, además, a tener otros problemas de salud a nivel físico (sobrepeso, obesidad, colesterol alto, diabetes, riesgos cardiovasculares, problemas en la piel, dificultad para moverse…)

Al verte en este estado sigues compulsivamente alimentando la ansiedad con la comida. Y esto hace que se vayan engordando (literal) todos esos conflictos anímicos que no quieres atajar. Por eso, es importante la ayuda profesional. Solo con un buen terapeuta vas a poder salir de esa espiral. Si, además, al control de la comida unes ejercicio físico, ocio saludable y un acercamiento más piadoso a tu persona lograrás vencer esa ansiedad para siempre.

¿Hablamos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *