5 consejos básicos para construir tu marca personal

Marketing digital para terapeutas

Marketing digital básico para los terapeutas de Dear Coach II

Vale que estas líneas están diseñadas para los terapeutas de Dear Coach. Pero a poco que las hagas tuyas puedes utilizarlas para cualquier oficio, profesión o perfil público. Estamos en pleno siglo XXI y el mundo está en los inicios del cambio. Hoy, sin visibilidad no hay posibilidad de conseguir personas interesadas en nuestros servicios o productos. Es una máxima. Además, el trabajo autónomo o freelance se impone progresivamente y paulatinamente. En este caso no nos podemos dormir en los laureles y tenemos que trabajar en nuestra marca personal.

El éxito (tampoco queremos llegar a la fama) consiste en ofrecer a la  sociedad aquello que nadie da. O en mejorarlo de cualquier modo. En este emplazamiento es importantísimo construir una marca personal propia. Esto es, es un distintivo por el que nos conocen, nos valoran y nos aprecian. ¡Ojo! No estamos hablando de un logo o de una imagen. ¡Ni mucho menos! Hoy tratamos simplemente cómo comunicar con empatía y fluidez nuestro trabajo honesto.

¡Ah! ¿Y por qué en la foto pone marketing digital básico…? Porque la marca personal es lo primero que debemos cultivar a la hora de hacer llegar nuestros servicios. Recuerda que en Dear Coach te ayudamos siempre.

1.- Tu experiencia de vida también es tu marca persona

Hace tan solo un par de décadas se buscaban a profesional de trayectoria “intachable”. Eran personas que habían liquidado su formación a tiempo, levantado una familia (aunque solo fuera de cara a la galería) y comenzado a trabajar en “lo suyo”. No era extraño que se empezara en una gran empresa y se jubilara prácticamente en el mismo despacho. Hoy (por fortuna si me permites querido lector este juicio) las cosas han cambiado bastante. Y alguien con el currículum anterior sencillamente no va a aportar a la sociedad tanto como otro profesional que según la tradición “ha dado tumbos”.

¿Por qué es más interesante un terapeuta que tiene una experiencia de vida? El mundo se ha vuelto complejo, poliédrico y polifacético. Sabemos que una persona se vuelve flexible, comprensiva y empática cuando ha vivido en distintos ambientes, en diferentes contextos, en mundos, a veces, contrapuestos. Es la única manera de desarrollar espíritu crítico, de encontrar la esencia de la vida, de sacudirse de los problemas con resolución y… de volver a caminar con alegría. Es muy frecuente, además, que alguien que ha tenido que hacer frente a conflictos importantes, se vuelve (cuando ha regresado al orden) más generoso.

Sabemos que buena puerta de los buenos profesionales actuales se han movido o están en este contexto. La sociedad, además, los valora por su fortaleza a la hora de salir adelante, espíritu creativo y don resolutivo. ¿Eres tú uno de estos terapeutas de Dear Coach?  Si es así, a qué esperas para mostrar esa experiencia de vida como la mejor tarjeta de tu marca personal.

1.- La marca personal también requiere una formación

Ni que decir tiene que no vale únicamente haber sido muy resolutivo. Esto es, sencillamente, una parte. La formación reglada con buenos maestros (si es universitaria mucho mejor a pesar de las carencias de nuestras aulas magnas) estructura el cerebro. Así se asientan las ideas y se hilan los conceptos con más flexibilidad. Si se unen ambas cosas, nos encontramos con profesionales resolutivos al máximo con una amplitud de miras muy completa. ¿Eres tú uno de ellos? Decir que tienes un máster, un doctorado o tres grados distintos te hace destacarte de la media. Y, por supuesto, vas a generar una marca personal más sólida ya que inspiras y das más confianza.

Por favor, y esto es un consejo totalmente personal, quita eso de la Universidad de la Vida en Facebook y en el resto de las redes sociales. Si no has tenido la oportunidad de completar los estudios como te hubiera gustado, sencillamente déjalo en blanco. Este tipo de descripciones no invitan a que confíen en nosotros.

3.- Cuida muchísimo la imagen y la forma de presentarte

¡Ojo! Con esto no estoy diciendo que pongas fotos en tus redes sociales de alfombra roja, pero sí que tengas mucho cuidado a la hora de exponerte de manera visual. El que cualquier usuario o interesado en tus servicios te busque en Facebook (por poner únicamente la red más conocida) es sencillamente una norma. Preséntate de manera amigable, serena, sencilla, trabajando en lo que mejor sabes hacer e, incluso, dando pequeñas pinceladas de tu día a día. Así logras empatizar muchísimo más al generar transparencia alrededor de tu marca personal.

Ni que decir tiene que en este apartado se incluye también aquello que compartes, publicas o comentas. Aléjate de la polémica en los planos religiosos y/o políticos. Tú ya sabes que cada cual tiene sus creencias y no estamos aquí para cambiar a nadie. Nuestra misión es ayudar con alegría, acompañar con serenidad y propiciar la transformación al superar conflictos. Que esta filosofía esté muy clara en tus programas.

4.- Haz uso de la tu imagen y de vídeos de presentación para construir tu marca personal

Lo queramos o no estamos en la era de la imagen. Fotos y vídeos son buscados constantemente. ¡No te escondas tras un logo o un texto! Preséntate tal como eres sin estridencias, de forma sencilla, clara, serena y amigable. Cualquier perfil que esté abanderado por un gatito o algo semejante será desechado al instante sencillamente por no ser fiable. Bueno… en Dear Coach no hay ninguno porque esos no los validamos.

Si haces eventos, talleres o cursos, haz una llamada a asistir en las redes sociales. Cuando estés allí intenta grabar en directo y, unos días, después, sube un reportaje fotográfico.

5.- Sin visibilidad no hay marca personal

Tienes que dedicar algunos minutos al día para ti y eso no significa tomar un baño con sales (aunque también). Es importante que tu presencia en las redes sociales sea constante y acorde con aquello que quieres comunicar. Si tienes una página web con un blog, no lo dejes abandonado. Escribe en él. Mueve esos textos en las redes sociales, en WhatsApp, en tus historias…

Porque, continuamos, sin visibilidad es muy difícil construir una marca personal y esta está, al día de hoy, en las redes, en Internet.

Mantente al día y haz uso de las historias de Instagram y Facebook. ¡Te sorprenderías de las personas que lo ven! Si lo haces a menudo,  acabarán quedándose con lo que haces y cómo te mueves.

Y, por último, terminamos con las ideas que son obvias, de cajón como se dicen popularmente. Sin empatía no hay marca personal y esta se consigue también con buenas valoraciones de los usuarios. Actuamos por imitación y sabemos que si a otro le ha ido bien a nosotros también nos puede ir bien. A veces, unos buenos comentarios online definen que una persona en busca de ayuda se decida a contactarte.

Recuerda siempre que para todo lo demás estamos detrás de la pantalla para ayudarte.

Seguimos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *